Menu

¿Te has planteado alguna vez si realmente te conoces?

Autoconocimiento significa conocernos a nosotros mismos. Es un elemento fundamental para nuestra autoestima. Conocernos es querernos, respetarnos, saber lo que queremos y alinearnos con nuestros valores como base de la automotivación.

Sócrates propuso que si queremos llevarnos bien con nosotros mismos tenemos la necesidad de hacer un análisis interior profundo. Dicho con otras palabras, hemos de realizar un ejercicio de autoanálisis para no engañarnos sobre nuestra propia persona, nuestros deseos y aspiraciones. Si nos conocemos, sabremos cómo nos sentimos y podremos regularnos y mejorar la relación con uno mismo, y con los demás.

Conocer nuestros modos de pensar, de sentir y de actuar resulta fundamental  a  la  hora  de  facilitar  un  conocimiento  óptimo  y  lo  más  completo  posible  de  nosotros  mismos.  Además,  una  cuestión  clave  si  pretendemos  forjar  armonía  en  nuestro  interior  es  facilitar  la  coherencia  entre  lo  que  pensamos,  lo  que  sentimos,  las  actitudes  que  adoptamos, y las acciones que realizamos. La observación —lo más neutra y atenta posible del  nivel  de  congruencia  entre  estos  aspectos  puede  resultar  muy  efectiva  a  la  hora  de conocernos  mejor  a  nosotros  mismos.  Esta  atención  nos  ofrece  también  la  posibilidad  de  advertir qué ámbitos y cuestiones de nuestro propio interior podríamos mejorar o convendría actualizar,  facilitando asimismo la posibilidad de ir ejercitando los cambios oportunos y de comprobar  su  grado  de  adecuación  a  nuestros  objetivos  y necesidades.

Para mejorar las relaciones con los demás, conocernos nos permite comprender  qué  cambios  —en  nuestra  actitud  y  acción,  por  ejemplo— podrían  facilitar  la  mejora  de  posibles  dificultades  en  nuestra  relación  con  los  demás;  e  incluso  contribuir  a  la  transformación  de  visiones  excesivamente  extremistas, negativas  o  pesimistas  que  podamos  tener  ante  ciertos  sucesos,  situaciones  o  experiencias.

El autoconocimiento nos permite ser sinceros y tomar consciencia de la  interpretación personal, subjetiva, en el tipo de experimentación que se tiene de los hechos y las cosas; y a la que recurren importantes investigadores en psicología y educación que tratan actualmente estas cuestiones.