Menu

Eres un regalo para el mundo

Este mes de marzo está siendo una revolución. Mes de cambios. Mientras nacen cosas nuevas, a su vez mueren las viejas. Es un ir y venir de gente contando historias de movimientos, buenos y no tan buenos, pero siempre necesarios.

Y a pesar de que la vida es una montaña rusa de subidas y bajadas, todo depende de los ojos con los que la miremos. Al final, debemos darnos cuenta de que la mayoría de las veces, es tu autoestima la que te está frenando. Tu forma poco sana de quererte te impide conseguir aquello que deseas.

Somos nosotros mismos lo que nos ponemos los límites.

Por alguna o varias razones, nos sentimos poca cosa. Pensamos que no valemos lo suficiente. Se nos pasa por la cabeza una cantidad de corazones mejores que el nuestro. O unas mentes privilegiadas que consideramos lejanas de alcanzar.

Y a mí, solo me sale decir: Eres un regalo para el mundo. ¿Lo sabíais? Así lo siento, de verdad. Todos pasamos por momentos extraños en los que estamos perdidos. Normal, lo nuevo asusta. Nadie te enseña a actuar frente a lo desconocido que aparece de repente, sin ni siquiera pedirlo. Es parte de la magia de la vida.

Así que yo insisto. ¡Escucha! ¡Eres un regalo para el mundo! ¿Alguna vez lo habíais pensado?

Todo somos regalos en este mundo. Hemos elegido venir a él. Sí, nosotros mismos somos los que hemos preferido estar aquí en lugar de en cualquier otro lado. No fueron nuestros padres, ni un ser superior, fuimos nosotros los que decidimos estar aquí y ahora. Hasta en esto, somos responsables.

Esta fue la primera decisión de nuestras vidas. Estar en este mundo. Nacer en nuestra familia, tener los padres que tenemos y los hermanos si es el caso. Por mucho que te exprimas la mente, no podías pertenecer a otro horizonte. Estás donde debes estar.

Y en esos momentos de la vida, en que todo nos sale mal, es cuando debemos querernos más y más. Parece que el universo se pone de acuerdo para que todo lo malo venga junto. Sin embargo, no olvides, que todo lo bueno también.

Nos vienen olas de tristeza, por varios frentes y sin anestesia. La vida es así. Lo bueno de esto, es que sabes que no es eterno, que tiene fin. Y que lo bueno llega. La vida nos enseña así, para poder valorar. Para disfrutar lo bueno de una manera tan intensa, que nos dure mucho tiempo. Para dejar de buscar y querer más continuamente. Para darle un corte a nuestra ambición interminable e intoxicada.

Eres un regalo para el mundo. Cuando no consigues algo que quieres y piensas que no vales, cambia el chip. Tal vez, no encajes en ese lugar, porque te está esperando otro mejor. En realidad, debemos dar las gracias por todas las veces que nos han dicho NO.

Si no te quiere, quien tú quieres que te quiera, aléjate. Ya verás cómo lo que no debe estar cerca de ti, solo se aleja. La vida es sabia. Abre los ojos, hay señales por todas partes. La vida te ayuda, cuando te empeñas en seguir con la venda en los ojos.

Si algún día no te eligieron entre todos los regalos que había. Si te dejaron ahí, el último, con tu envoltura brillante y tu lazo rojo inmenso. Y si ni siquiera te abrieron porque antes de ti, llegó un regalo enorme que te dejó atrás escondido, no te preocupes. Encontrarás tu sitio. Sigue caminando, tu lugar en el mundo está solo a la vuelta de la esquina. La búsqueda es infinita. El camino es el que nos desvela el secreto.

No mendigues amor, el amor no se pide. El amor, o se tiene, o no se tiene. No puedes obligar a alguien a quererte. Nada de lo que tú hagas, va a cambiar su decisión. Hay personas que no pueden ver quién eres de verdad. Esas personas, tal vez, te hagan un favor ignorándote.

Cada vez que nos han negado algo que deseábamos con todas nuestras fuerzas, hemos caído. Sin embargo, todo lo que hemos aprendido en esa caída es lo que nos ha empujado a levantarnos. Un ganador es solo un perdedor que ha caído muchas veces, no lo olvides.

Todos tenemos algo maravilloso que aportar al mundo. Somos únicos. Nadie es igual que nadie. Lo que tú tienes, no lo tiene el de al lado, por eso aprendemos los unos de los otros. El papel que tenemos, como parte de la humanidad, es aportar nuestro granito de arena por un mundo mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.