Menu

¿Cómo podemos motivarnos a nosotros mismos?

La automotivación es la habilidad emocional de motivarnos a nosotros mismos. La realidad es que nadie puede motivar a nadie. Todos nos movemos por alguna razón, porque queremos conseguir una meta. Si es cierto, que se pueden crear ambientes donde las personas elijan motivarse, pero no se puede forzar a estar motivados.

La única persona que sabe lo que quiere es uno mismo. Las personas que te rodean te podrán aconsejar, proyectar sus gustos, trasladar sus temores… pero únicamente uno puede responderse a la pregunta:

¿Qué quiero?

Maslow creó una herramienta muy poderosa en el campo de la motivación: La pirámide de Maslow. Clasificó las necesidades humanas en una jerarquía de manera que no podemos estar en la cumbre de la pirámide sin antes haber cubierto nuestras necesidades primarias. Como todas las habilidades emocionales que completan nuestra inteligencia emocional, la automotivación también va de la mano del autoconocimiento.

De este modo, si nos conocemos en profundidad, podremos identificar mejor cual es la necesidad que debemos cubrir primero. Si conocemos en qué zona de la pirámide estamos, podremos identificar qué necesidades tenemos y buscar alternativas para resolverlas.

Recordando esas 5 necesidades, empezando por el nivel más bajo y terminando en la cúspide de la pirámide:

  1. Necesidad de seguridad: El ser humano necesita sentirse seguro como instinto de supervivencia. Protegernos de determinadas personas o situaciones de riesgo es básico para mantener un nivel de bienestar en nuestras vidas.
  2. Necesidad de pertenencia: Todas las personas nacemos con la necesidad de pertenecer. Convivimos en sociedad y lo natural es sentir que nos necesitamos unos a otros. Cuando la necesidad se convierte en apego, tiene una connotación negativa y de sufrimiento que nos indica que debemos trabajar algo concreto en nuestro interior.
  3. Necesidades fisiológicas: Se encuentran en la mitad de la pirámide y son necesidades básicas para poder pasar al siguiente nivel. Son las más fáciles de reconocer y todos las comprendemos.
  4. Necesidad de reconocimiento y/o liderazgo: A pesar de que contemos con una autoestima y un autoconocimiento elevado, cada persona siente la necesidad de ser reconocido en la mayoría de las fases de su vida. Sentirnos aceptados, admirados y que nuestra labora en el mundo, influye positivamente, es sumamente importante para los individuos.
  5. Necesidad de autorrealización: En la cúspide de la pirámide. Existen muchos niveles de autorrealización y son diferentes en cada persona. La seguridad, autoconocimiento y autoestima, influye enormemente a la hora de que una persona se sienta realizada en su vida tanto personal como profesional.