Menu

El desapego como liberación del sufrimiento

¿Por qué parece imposible a veces evitar el sufrimiento?

Ya hablamos de la ley del desapego en un post pasado, sin embargo, hoy quiero enfocarlo más al sufrimiento que nos causa sentirnos apegados a algo en nuestra vida.

Sentir apego por alguien o algo significa que si no logras aquello que anhelas, te vas a sentir triste, enfadado, frustrado, impotente y mil etcéteras. Y sentir esto, también está bien. Sentir esto es normal y muy humano.

La cuestión que más me importa a mí, es el sufrimiento que esto conlleva. Sentimos tanta necesidad de cumplir ciertas metas o de llegar a determinados objetivos, que si no llega cuando habíamos planeado y de la manera que habíamos imaginado, nos hundimos en el fondo del pozo.

el desapego como liberacion

El apego es la causa del sufrimiento. Y al final, volvemos al círculo vicioso. ¿Dónde comienza el sufrimiento? En nuestros pensamientos. Porque cuando pensamos, ¿en qué línea del tiempo pensamos?

Párate y toma conciencia. Pensamos en lo que ha pasado (PASADO!!!). Lo que pasó ayer, la mala contestación que di, el error que cometí en el trabajo, la oportunidad que perdí hace años… O, todo lo contrario, pensamos en el futuro. ¿Qué va a pasar? ¿Y si nunca lo logro? ¿Y si pierdo lo que tanto amo? Y todo esto que significa, que nunca vivimos en el presente. Que huimos del estado de presencia cuando no nos gusta lo que vemos ahora.

Y solo hay una manera de vivir. Ahora. Este instante. Este momento en el que estás sentado leyendo mi post desde el metro, el sofá de tu casa, la cama o el banco del parque.

Creemos que necesitamos ESO para ser feliz y no es así. Ya eres feliz. Sólo disfrutando y agradeciendo tu presente, llegarán otras cosas, mucho mejores.

Vivir en desapego es esperar aquello que anhelas desde el placer. Desde la confianza. Soñando con ello. Imaginando cómo será tu vida cuando eso llegue. Viviendo en tu mente todo como si fuera real. Recordad, que la mente inconsciente no distingue entre realidad y ficción. Así que si se lo damos hecho, no tendrá más remedio que darle consciencia y realidad, transformando en materia nuestros sueños.

No podemos elegir el momento en el que ESO llegará. Pero te puedo asegurar que llegará. Si de verdad lo quieres. Si realmente tu camino va dirigido hacia ello, llega. Y cuando llega, entonces es ahí cuando te das cuenta de que el sufrimiento no valió la pena. De qué tantas lágrimas solo te dejaron seco. Qué tanta preocupación sólo te quitó muchas horas de sueño. Y… ¿Para qué? Para nada. Porque lo que es para ti, ni aunque te quites. Y lo que no es para ti, ni aunque te pongas…

Si con todo lo que tienes no eres feliz, con todo lo que te falta tampoco lo serás [Anónimo]

Incluso a veces, cuando no ha llegado lo que esperabas (a veces ocurre, y es lo mejor, a pesar de que no entendamos nada) es porque involuntariamente lo alejaste. La causa fue el apego.

Imagina que compras unas semillas y las plantas en tu jardín con toda tu ilusión. Pero tienes tantas ansias de verlas crecer que la riegas en exceso, la ahogas y no la dejas crecer. La ansiedad por plasmar un resultado puede llevarte a regar desmedidamente la semilla hasta que finalmente terminas por impedir precisamente aquello que deseas por un exceso de intención.

El apego busca seguridad fuera de ti. Y como sabéis, nada de lo que pase fuera te va a proporcionar lo que puedes darte tú mismo. El apego nos acerca a conceptos como miedo y escasez. Cuando pasas los días pensando en todo lo que te falta, aparece el sentimiento de escasez. Sólo si sientes que tienes poco, tienes la necesidad de apegarte a ello.

Necesitamos la seguridad para sentirnos en paz, Sin embargo, lo cierto es que no hay absolutamente nada seguro, de modo que la seguridad es una fantasía que empleamos para tolerar mejor nuestra inseguridad frente a la incertidumbre. La incertidumbre es la magia que nos permite sentirnos libres y crear nuestra realidad. Y cuando dejamos en paz al pasado y al futuro incierto, nuestro mundo se abre a infinitas posibilidades de abundancia.

No te asustes, desapegarte de ESO no implica que renuncies a tus proyectos de vida. Sólo renuncias al apego al resultado. Así, te comprometes con el camino más que con la meta. Estar presente para mirar con los ojos bien abiertos, sin la venda, para tomar conciencia de lo qué ofrece la vida en cada momento.

Como le decía a un amiga, a la que le dedico este post, ya que me lo pidió concretamente y estoy muy feliz por ello: Todo se trata de enviar tus deseos al universo y dejarlos ahí. Y no hay que pensar más. Porque si ESO que queremos se encuentra en armonía con nuestra esencia y con lo mejor para otras personas se cumplirá cuando sea el momento si nosotros nos comprometemos con nuestra parte.

Posicionarte en tu vida en la escasez o en la abundancia, tiene todo que ver con esto. Estar apegado a algo o a alguien te coloca en la escasez ya que pensamos que si lo dejamos ir no volveremos a poder disfrutar de ello. Entrar en el círculo de la abundancia es pura energía que exige de ti desapego.

No puedes disfrutar de nada, empezando por tu vida, que estés temiendo perder. Si cada vez que nos acercamos a una cosa, persona, animal, naturaleza o momento de nuestra vida, lo hacemos desde el miedo, transmitimos esa energía de escasez y pérdida.

Así que grábatelo a fuego:

El que no está dispuesto a perderlo todo, no está preparado para ganar nada [Facundo Cabral]

Gracias por leerme. Gracias por ser y estar. Yo sin vosotros, no sería ni estaría.

This Post Has 2 Comments

  1. Hola Mela guapa , de nuevo anunciando una mejor manera de vivir ¡ q no es poco ! Excelente tu visión y expresión .Me gustó todo no tiene deperdicio y la frase final q elgiste como despedida:” Si no estamos dispuestos a perderlo todo , no ganaremos nada da.Enhorabuena , buen regalo para las Navidades q apuntan ya.Un beso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.