Menu
Repara Tus Alas Y Alza El Vuelo

Miedo

¿Dejaremos algún día de sentir miedo? Me imagino que este reto nos une más aún como humanidad. Todos sentimos miedo. Los miedos nos encuentran en todos los rincones donde nos escondemos. Vemos el miedo en blanco y negro, en colores oscuros llenos de tinieblas. Lo sentimos frío. Como un cubo lleno de hielo que cae sobre tu cabeza sin avisar. El miedo es rugoso, como una lija que nos roza la piel y nos la deja en carne viva. El miedo nos deja atados de pies y manos. Nos llena de cadenas y candados sin llave. Nos bloquea, nos inmoviliza y nos convierte en estatuas que deciden mantenerse en su posición mientras ven la vida pasar.

Como ya sabéis, en mi modo de vivir, me cuesta pensar en modo negativo o en que haya algo que ocurra en cada instante y que no tenga sentido. Atraemos cada circunstancia que ocurre en nuestra vida y es por eso que el miedo, también, tiene su papel y objetivo que cumplir. El miedo nos avisa, nos da información. Nos alerta y nos comunica algo que debemos saber para dar el siguiente paso que nos corresponde. El miedo no es malo. Definir como buena o mala cualquier situación es juzgar la vida. Y no somos nada ni nadie merecedor de emitir juicios de ningún tipo hacia ningún ser humano ni hacia determinados hechos en los que nos vemos implicados aparentemente sin comprensión.

Sentir miedo es sólo eso. Un sentimiento ante algo que experimentamos y que se convierte en una emoción. Puedes elegir experimentar y dejar a la vida vivir o por el contrario crear resistencia y bloquear esa emoción. Negarte a aceptar algo en concreto y resistirte sólo desembocará en sufrimiento y enfermedad. Permitirte sentir implica total gratitud ya que observando su significado, podemos apreciar nuestra apertura ante la vida y no ser una pared en la que rebota hacia fuera aquello que juzgas como negativo. Si lo sientes, enhorabuena, estás vivo y en proceso de crecimiento. Estás ante el punto de partida de un proceso de introspección que te iluminará y te hará despertar progresivamente. Los miedos son nuestros mayores maestros, aunque lleven puesta la careta de personas, momentos, desgracias, accidentes, enfermedades o tantas otros disfraces para complicar un poco más su reconocimiento.

El miedo es amargo, como el chocolate puro. ¿Porque no tomarte el miedo de una manera semi-dulce?. El chocolate, yo soy una enamorada en todas sus variantes, pero el que más me gusta es el amargo. Y el otro día me quedé pensando en la “dulzura” del chocolate amargo. Y apareció la analogía con el miedo. ¿Porque no contemplar la posibilidad de la “dulzura” que nos trae el miedo?

¿Te has dado cuenta de las cosas que te han ocurrido tras superar un gran miedo?. Recuerda esos momentos que te mantenían tan bloqueado en esa zona de confort porque te daba miedo dar un paso adelante, por minúsculo que fuera. Sin embargo, las mejores cosas de esta vida están detrás del miedo. Y si no estás de acuerdo es porque todavía no has saltado al vacío sintiendo un dolor tan profundo al caer desde un precipicio sin que se te abrieran las alas porque todavía no te habías transformado en mariposa. Eras una aburrida oruga que se miraba al espejo y que sólo veía tristeza y desolación.

El miedo nos trae cosas maravillosas. Lo necesitamos para crecer y desarrollarnos. Dicen que deberíamos hacer cada día algo que nos de miedo. Para superarnos, para romper barreras, para destruir creencias y demostrarnos a nosotros mismos que sí podemos. Que los únicos límites los ponemos nosotros, con una mente llena de sustancias tóxicas y oxidadas que ya se han convertido en rutina.

Dale las gracias a tus miedos porque son los que te harán pasar a la acción. Hazles caso, escúchalos porque es ahí donde debes ir.

Hazlo. Y si te da miedo, hazlo con miedo.

Gracias por ser y estar. Gracias por leerme. Yo sin ti ni sería ni estaría.

This Post Has One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.