Menu

Tu vida no es más que tu pensamiento convertido en materia

Si realmente nos diéramos cuenta de que nuestros pensamientos crean nuestra realidad, cuidaríamos más nuestra forma de pensar y les pondríamos mucho cariño. Parece que hemos nacido con el pensamiento negativo atrapado en nuestras entrañas.

Pues no. Nacemos limpios. Nacemos puros. Venimos al mundo con absolutamente todo lo que necesitamos para ser felices. A veces puedo ser un poco repetitiva pero os prometo que cuando toméis conciencia de que lo teníamos todo cuando llegamos a este mundo, os cambiará la vida.

Nos van ocurriendo cosas, situaciones traumáticas. Nos inculcan las famosas creencias que nos limitan y por las que acabamos tomando cada decisión-acción-reacción de nuestro día.

Las creencias provienen de nuestros padres, nuestros ancestros, el colegio, los amigos, la sociedad, nuestro entorno laboral etc. Y además están bien escondidas en nuestro subconsciente, por eso resulta tan complicado ser conscientes de ellas.

Sin embargo, si te dijera que todo es falso. ¿Sabes que el modo de vivir que habías practicado hasta ahora solo se basa en el sufrimiento? ¿Sabes que tienes el poder de cambiar cualquier cosa de tu realidad?

Y ahora viene la mejor parte. De la que hace tiempo que quiero hablarte. Hace no mucho apareció en mi vida una de las personas más maravillosas que he conocido en mi vida. Y por supuesto llegó en el momento perfecto y en el que yo estaba preparada para aprender todo lo que me está llegando.

La luminosa y sabia Raquel. Te recomiendo infinito que te des un mágico paseo por su brillante mundo en Crealidades. Todo lo que expresa en sus escritos representa mi forma de vida. Somos nosotros los que creamos la realidad en la que vivimos cada día.

La sensación de encontrarme con personas que asumen al 100% la responsabilidad de su vida es lo más grande que me está pasando. Me llena enormemente el alma y me hace seguir manteniendo la esperanza por mejorar nuestro mundo.

Personas con una energía tan pura, tan limpia, llenas de amor. Y que además utilizan cada momento incómodo de su vida para aprender de ellas mismas y crecer. Es espectacular. Y otra de las razones que me suman a seguir viviendo en total gratitud con todo lo que ocurre a mi alrededor.

Así que gracias Raquel, ya lo sabes pero una vez más, por tu amistad incondicional y por siempre estar. Por tu alegría. El amor que transmites al mundo. La responsabilidad total de tus acciones. Tu coherencia que es un ejemplo de amor y respeto a uno mismo. Pero sobretodo, gracias por SER porque es un regalo tener cerca personas sinceras, transparentes que se mueven en el amor y el perdón sin titubear.

Volviendo a los pensamientos negativos decía que nos hemos enganchado a ellos. Nuestras creencias hacen que sintamos unas determinadas emociones. Imagina que una de tus creencias es que los lunes, siempre son un mal día y que amanecemos de mal humor.

Llevo tiempo queriendo dedicar tiempo al gran conflicto de los lunes. Me cansa inmensamente la gente que le preguntas, ¿Qué tal? Aquí, de lunes…. Dios mío!! El lunes es otro regalo más de vida! ¿Porqué lo desperdicias así? A mí, me parece una falta de respeto y de valor hacia la vida.

¿No será que has elegido un trabajo que no te llena? ¿No será que no eres capaz de ser responsable de las decisiones que has ido tomando en tu vida y le echas la culpa al resto? ¿No será que eres lo más lejano a sincero contigo mismo y el problema está dentro de ti en lugar de fuera??

Despertad por favor. Por vuestro bien. Por el bien del mundo.

Entonces. Volviendo a la creencia: Amaneces el lunes y piensas, mierda, otra vez lunes. Consecuencia= ya empiezas pensando que todo es una mierda (con perdón). Sales de casa y coges un atasco. ¿Ves? Los lunes son terroríficos. Llegas a la oficina y tu cara de bruño contagia al resto. Pero piensas, ¿Qué les pasa a todos? Están amargados. ¡¿Ellos?! ¿Estás seguro? Vaya hoy tocan demasiadas preguntas, ¿serás capaz de contestarlas todas? 😉

Bueno, espero que entendáis por donde voy. Sí, eso es, tu vida es solo tu pensamiento convertido en materia. Creamos nuestra propia realidad. Y debemos tomar conciencia de esto. Es VITAL. Recuerda que la felicidad es un estado de consciencia.

La felicidad no es la casa de tus sueños ni el coche deportivo. No es el ascenso que llevas años esperando ni tu boda. No es viajar por el mundo en hoteles de lujo…

La buena noticia es que las creencias limitantes pueden convertirse en potenciadoras, si tú de verdad así lo decides. Que es un verdadero tesoro descubrir que habíamos estado equivocados todos estos años y que todo era una ilusión. Que no tenemos ni idea de nada y que estamos aquí para aprender. Que nadie puede dar lecciones a nadie. Que solo debemos desaprender contínuamente. Romper patrones de pensamiento. Reprogramar nuestra mente. Con mucha humildad.

¿Cómo cambio una creencia limitante a potenciadora?

  • Lo primero es identificarla y definir en que te está limitando exactamente. ¿De donde proviene? ¿Podrías indagar porqué crees en eso exactamente? Plantéate ¿Quiero cambiarla? Si la respuesta es si, sigue leyendo…
  • Para transformarla de limitante a potenciadora hay que convertirla en positiva. Si tu creencia es: Los lunes son malos. Plantéate, ¿Qué puedo hacer los lunes para conseguir disfrutarlos? Tómate tu tiempo. Piensa. Y haz una larga lista de posibilidades. Vuelve a escribir tu creencia pero ahora de manera potenciadora.
  • Aplaude y valora cada avance que logres. Déjate sentir las emociones que van llegando y observa los cambios que experimentas.

¡ENHORABUENA!

Entrar en crisis alguna vez es una verdadera bendición porque la vida te está ofreciendo una infinidad de oportunidades para poder cambiar. Abre bien los ojos y observa. Obsérvate. Observa tu vida como si de una peli se tratara porque es lo que es. Tu peli. La peli que tú te montas a tu antojo.

Es ahora el momento. Es hoy cuando toca cambiar. Mejorar. Crecer. Madurar. Y por fin, crear tu propia realidad en la que seas FELIZ.

Gracias por ser. Gracias por estar. Gracias por leerme. Yo sin ti, no sería ni estaría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.