Menu
Mandala 1757304 1280

PAZ

A mí me gusta pensar que estamos protegidos de alguna manera. Que cualquiera que sea el conflicto que toque un día, no va a afectarme de manera directa. Cuando pasan “cosas” lo mejor es mantenerte en paz. Permanecer en equilibrio posada en la cuerda floja con la sensación de que vas a caer en picado y además sin anestesia. Porque siempre pasan “cosas” que dan luz y calma ante ese dolor, ese dilema que aparentemente es una desgracia. Y es ahí justo cuando aparecen los ángeles, sólo tienes que creer. En mi experiencia, CREER es la creencia más poderosa. Creer en ti, creer en los demás, creer en la vida… y también en la muerte.

Comencé este post hace meses y lo dejé en borrador. Casualmente, hoy amanecí con unas ganas locas de escribir después de un largo tiempo de pausa en el que no he encontrado energía ni motivación para plasmar lo mejor de mi en un escrito… Pero como las casualidades no existen y todo es perfecto… aquí estoy con una bonita historia que contar.

Esta semana no ha sido fácil. De hecho los últimos meses no han sido nada fáciles. Han pasado un sin fin de maravillas y sueños cumplidos. Sin embargo, como todo viene junto, también pasan cosas tristes y duras que se cuelan en tu vida e intentan tambalearte. Y esto tiene que ver con los ángeles que aparecen en tu vida. Una vez dejas fluir y permites que la vida SEA, todo es más fácil.

El otro día fui a trabajar un día más y aparqué mi coche en el parking. Cuando salí para irme a mi casa me encontré en el parabrisas del coche una notita que decía lo siguiente:

“Hola! Creo que tienes la rueda delantera izquierda pinchada o con poco aire. Míralo antes de irte de viaje 🙂 Que tengas un buen día”

Y yo, que tenía un mal día… comencé a sonreir y dar gracias gracias y gracias. Porque podían haber pasado los días y yo sin fijarme en mi rueda porque andaba bastante enfocada en mi “tragedia”. Porque esto no es azar ni me pasa por que me lo merezca. Me pasa porque confío, porque creo en las buenas personas del mundo y porque hace tiempo que trabajo en aprender a amarlo todo. Sin juicios ni maldiciendo mis circunstancias. Y valorando cada virtud del ser humano, porque aunque aparentemente no las veamos, siempre están. Me encantaría saber quién es para darle un abrazo. Esto es parte de confiar en la bondad del mundo. Como leía hace un rato, siempre que tengas algo agradable que decirle a alguien, hazlo, el efecto es transformador y mágico.

Sentir PAZ es el valor principal para mi bienestar. Hace años me apunté a una actividad en el Retiro en la que había que lanzar un globo al cielo con un mensajito dentro. Algo que desearas con todas tus fuerzas para tu vida en un futuro próximo. El mío fue breve y conciso: PAZ. Y he de decir que desde ese día, así ha sido. Mi interior se ha desbordado de paz y ésta sensación me llena por completo. Ha sido y es mi gran reto. Quizás yo pueda dar la imagen de tener una vida perfecta por mantenerme en calma y llena de paz a pesar de las circunstancias. A veces alucino conmigo misma.

¿Quien tiene una vida fácil? Sin embargo, cuando logras despertar, vivir pleno de conciencia, sentir gratitud por cualquier tipo de acontecimiento, mantenerte en equilibrio como una perfecta balanza… entonces, ya nadie te arrebata la paz. Nada ni nadie. Te dedicas a ser el observador de tu vida. Como muchas veces se utiliza en las terapias psicológicas, te sientas en la butaca del cine, la mía en concreto es roja y muy confortable, estoy sola en la zona de en medio de la sala disfrutando de mi propia peli en pantalla gigante. En donde cada piedrecita que se mete en mi zapato ya no duele de manera personal sino que va directa a un aprendizaje que me permite evolucionar. Y avanzo desde la aceptación lo cual me acerca a la gratitud dando como resultado una vida de abundancia. Abundancia de paz, de alegría, de amistad, de amor, de simplicidad y un enfoque fresco hacia la vida. Ante todo, práctico.

Así que hoy, domingo 15 de diciembre a las 8.00AM, doy las gracias por haberme levantado de la cama con esta energía y ganas de compartir con el mundo mi paz.

Como siempre, gracias por leerme y por ser y estar. Yo sin vosotros ni sería ni estaría.

This Post Has One Comment

  1. Hola Carmela , despertarte con este regalo mientras desayunas q es mi hora preferida ( con el mejor alimento del dìa ) es un bonito e inesperado regalo de la Navidad q anuncia un año màs entre ntros.Este punto de vista sobre la paz y la manera q ha salido a tu encuentro ,un trabajo tan precioso y lleno de “colorido”q invita a seguirte .Sì ,hay gente muy buena q produce paz , esa persona q” pierde”un poco de su tpo.para ayudarte.Gracias Carmen eres estupenda por ser como eres y compartir tanto bueno .Sabes q te quiero mucho , sigue aportando tanto para q entre todos seamos capaz de “organizar”tanto caos en esta tierra maravillosa.Un beso grande

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.