Menu

Hoy voy a pensar en mi

Hoy voy a pensar en mi. Hoy elijo pensar sólo en mi, sin miedo a volverme egoísta. Hoy he decidido ponerme en el primer lugar de la lista aunque haya quienes me critiquen. Hoy me voy a sentir tan bien que la gente con la que me cruce va a sentir mi energía al compartir nuestras sonrisas.

Hoy voy a disfrutar como si no hubiera mañana. Como si hoy fuera mi último día en este mundo. Voy a oler el aroma del café por la mañana siendo consciente. Voy a saborear ese café mientras observo por la ventana los primeros rayos del sol del nuevo día.

Hoy voy a ir a contracorriente. Voy a escapar del rebaño. Me voy a soltar la melena y a volverme rebelde. Voy a decir no me da la gana y hasta aquí hemos llegado.

Hoy voy a hacerlo. No lo dejaré más para mañana. No lo alargaré mas con cualquier tipo de excusa. Voy pasar a la acción y si no me sale bien, volveré a intentarlo. Voy a buscar una buena razón para motivarme y mantendré la sonrisa. Y si me sale bien voy a celebrarlo para siempre recordar que lo logré.

Hoy voy a abrazar. A las personas que me dan a entender que lo necesitan. Y también voy a abrazar a aquellas que no saben como expresar que lo necesitan. Todos necesitamos abrazos; quien diga lo contrario miente.

Hoy voy a reirme de las cosas de la vida. Me voy a reir cuando me de cuenta de que le estoy dando importancia a una tontería. Y me voy a centrar en lo que de verdad importa. Me reiré de mis dramas y pasaré el capítulo habiendo aprendido la lección.

Hoy voy a llorar sin saber muy bien porqué. Esta vez me voy a dejar llevar como cuando el cuerpo me pide llanto sin ninguna razón aparente. Aunque alguien me vea, no me voy a esconder. Voy a dejar fluir esa sensación inevitable de tristeza. Y voy a recibirla con los brazos abiertos. La voy a aceptar. Seguro que al final, aparece la causa. Siempre hay una razón detrás de nuestra tristeza. La tristeza es la emoción de la pérdida. Algo que hemos perdido y que duele.

Hoy voy a aceptar las emociones que vengan. Voy a sentirlas sin filtros. Aceptaré la realidad como es y no como yo la interpreto. No me voy a dejar llevar por mis circunstancias ni voy a alterar lo que está ocurriendo aquí y ahora según me convenga. Me sentaré junto a la soledad y hablaré con ella. Dialogaré también con el miedo y averiguaré lo que ha venido a decirme. Indagaré hasta el fondo de mi enfado para poder dejarlo ir y ser libre.

Hoy voy a pasar tiempo con la gente que suma. Un gran amigo me decía el otro día que la gente que verdaderamente nos aporta algo en nuestra vida es un 5%. Me quedé alucinada con el porcentaje tan minúsculo. Aunque esto se asemeja a mi teoría de que los verdaderos amigos se cuentan con los dedos de una sola mano.

Voy a buscar a mi 5%. Todas esas personas en las que al reflejarme, me siento llena. Las personas que me contagian sus sonrisas. Aquellos que después de pasar rato con ellos, sientes que has aprendido muchísimo. Gente con la que el tiempo vuele y quieras repetir antes de haberte ido.

Hoy voy a convertir mi tiempo en oro, para hacerlo muy valioso. Voy a cuidarlo tanto que no podré sentir que lo he perdido. Voy a pensar encarecidamente en qué y quien lo invierto. Tiempo que al irte a la cama todas las noches, solo te haga sumergirte en un mundo de paz y bienestar.

Hoy voy a tomarme un rato para mi. Para darme un baño de sales con mucha espuma mientras cierro los ojos y sueño. Y no voy a salir hasta que mis dedos estén arrugados como una pasa. Después voy a salir, a mirar el cielo. Para pensar en lo que hay allá arriba. Para pensar en la inmensidad del universo y lo pequeñitos que somos en comparación. En comprender que somos insignificantes a pesar de que nuestro ego se empeñe en lo contrario muchas veces.

Hoy voy a cuidarme. Cuidar de mi para después poder cuidar a los demás. Respetarme primero a mi para respetar a los demás. Ayudarme primero a mi para después poder ayudar a los demás. Amarme tanto a mi que mi única forma de vida a partir de ahora sea amar a los demás.

Hoy voy a cambiar. Voy a cambiar las cosas que no me gustan de mi. Voy a dar lo mejor de mi y ser mejor persona. Voy a aceptar a las demás personas y no voy a intentar cambiarlas. Voy a alejarme de aquello que me aleje de mi esencia y a estar cerquita de lo que me mantiene en mi ser.

Hoy voy a pensar con calma. Me voy a tomar mi tiempo. Sin precipitarme. Sin tomar decisiones impulsivas. Voy a hacer una lista  de las cosas que me hacen feliz para no olvidarlas nunca.

Hoy voy a ser feliz. Hoy voy a vivir el día como una vida. Una vida que comienza cuando amanezco y termina cuando me voy a dormir. Y mañana,  otro día será.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.