Menu

… Este cachito lo quiero dedicar a los motivos que me han ido llevando a tomar determinadas decisiones en mi carrera profesional. El camino comenzó hace muchos años y todavía me queda mucho por recorrer. Creo firmemente que todas las acciones que he llevado a cabo en este campo han tenido su razón de ser y su aprendizaje. Pasé mi infancia acompañando a mi padre en diversos actos durante su carrera diplomática en México. Allí empecé a interesarme profundamente por el tema del Turismo. A mi regreso a España, decidí estudiar la carrera de Turismo y me diplomé en Turismo y posteriormente en Administración de empresas. Viajar siempre me llamó mucho la atención desde muy pequeña así que me sumergí en el mundo de la aviación y me convertí en azafata de vuelo. Pasé unos años magníficos e interesantes llenos de emoción y movimiento muy cerca del cielo, el sol, la luna y las estrellas… Conocí miles de lugares que me marcaron para siempre, con sus colores, olores y gente que te deja huella y se queda para no irse jamás. Después de unos años, mi cuerpo me pidió un poco de rutina y estabilidad y dejé mi uniforme de altos vuelos para convertirme en Relaciones Públicas de una gran compañía en la que mi labor principal consiste en organizar eventos. Llevo más de una década y espero estar mucho más. Sin embargo, a pesar de sentirme plena y convencida de mi profesión cada día, me faltaba algo. Mi contínua curiosidad por cosas nuevas, mi necesidad de cambio, crecimiento y aprendizaje personal, me llevó a seguir formándome hacia un camino diferente aunque complementario. Descubrí el mundo de las emociones como quien encuentra un tesoro. Ahora es mi gran pasión. Me costó muchos años aprender el significado que las emociones tratan de darnos en nuestro día a día. El manejo, la gestión de las mismas y entender su funcionamiento como guía, en mi opinión,  es la clave de la felicidad. Por ello,  comencé mis estudios en inteligencia emocional y a medida que avanzo aparecen más y más sorpresas. Considero que el conocimiento en este campo es infinito y hay mucho por descubrir. Mi experiencia con la aventura de las emociones me llevó a mi siguiente paso: El mágico universo del Coaching.