Menu

Ábrele la puerta a tus emociones

En estas fechas de sólo buenos propósitos, estos últimos días del año, es recomendable hacer un balance  y que reflexionemos un poco sobre todo lo que ha pasado. Y, ¿Lo que no ha pasado? ¿Esperabas que pasaran muchas cosas que no han pasado?

Piénsalo. Y ahora, contesta a las siguientes preguntas:

¿Te planteaste cumplir un objetivo concreto hace un año? ¿Lo has conseguido?

Si la respuesta es negativa, ¿Qué acciones has llevado a cabo para conseguirlo? ¿Sigues queriendo cumplirlo? ¿Qué podrías hacer diferente para llegar a tu meta?

abre la puerta a tus emociones

En fin, estas son solo unas cuantas preguntas que invitan a tomar conciencia de nuestra realidad. A mí, lo que realmente me importa es que nos demos cuenta de quién es la responsabilidad de cumplir nuestros retos. No se trata de tu jefe, del profesor que te tiene manía ni de tus padres.

Nadie tiene la culpa. Ya sabéis, la culpa no existe, solo es una invención de la sociedad que no hace más que restar y sentirla nos hace mucho daño, demasiado.

Lo único real es la responsabilidad personal. Nuestra responsabilidad. Últimamente escucho muchas veces personas echando balones fuera diciendo que la sociedad, los políticos, la familia… tiene la culpa de muchos de nuestros fracasos. Si seguimos pensando así, jamás lograremos cumplir nuestros sueños.

El trabajo constante, la ilusión y las ganas, es lo que nos permite llegar a donde vamos, a pesar de que el verdadero regalo es mantenerse en el camino. Porque al llegar al pódium, te das cuenta que quizás no era esto lo que querías si no que querías otra cosa. O tal vez quieres más y esto no es suficiente.

Me gusta pararme en este punto y hacer énfasis en aquellas situaciones en las que nada nos vale. Subimos un gran escalón y en seguida queremos que llegue otro. Hazte un favor, disfruta, cada instante, y sobre todo, no tengas prisa.

Forzar las cosas sólo sirve para intentar ponerte unos zapatos de la talla 38 cuando la tuya es una 40. Acaba doliendo, y mucho…

¿Para qué quieres conseguirlo? Esta es la pregunta más poderosa de todas. Recordad que la pregunta adecuada no es ¿Por qué? Esta solo nos lleva al pasado otra vez y nos posiciona en la queja y el resentimiento. ¿Porque? Porque así es la vida y punto. Porque necesitabas aprender esa lección, aunque tú no seas capaz de aceptarlo. Porque si sigues huyendo cada vez que la vida te incita a sentir, esta te seguirá poniendo el mismo plato de comida frío y repugnante. Hasta que aprendas. Hasta que crezcas. Hasta que abras los ojos.

Así que céntrate en ¿Para qué?, las respuestas te llevarán a conectar con tus valores. Tus valores son aquellas cosas que nos importan de verdad: coherencia, transparencia, amor, amistad, familia, trabajo, estatus financiero, equilibrio, bienestar, salud, ocio… y así podría seguir horas. Cada uno elige los que más encaja con lo que se puede denominar estado de felicidad.

¿Conoces tus valores? Porque van cambiando, a medida que evolucionamos, ellos evolucionan con nosotros. No nos va a importar lo mismo que nos importaba cuando teníamos 10 años. Es importante hacer un balance de manera regular para estar en consonancia con nuestros valores.

Esto es parte del proceso de autoconocimiento de uno mismo, que en mi opinión es infinito, nunca termina, hasta el día que dejamos de pisar el planeta tierra.

Sé honesto contigo mismo. Acéptate cómo eres, con tus virtudes y tus espinas, que también esa oscuridad es parte de tu luz. Somos eso. Enfócate hacia lo que quieras sin importar de lo que digan o callen los de tu alrededor. Tú eres el dueño de tu vida y nadie más que tú sabe lo que es mejor para sentir bonito.

Sentir. Atrévete a sentir, lo bueno y lo malo, porque una vez más, menciono la polaridad. No hay alegría sin tristeza. Ni hay seguridad sin miedo. No hay blanco sin negro. No hay enfado sin perdón.

Nunca es tarde, si la dicha es buena. Jamás te rindas. Y nunca olvides, que eres tú el que tiene justo al lado el interruptor para encender o apagar el motor de tu ferrari particular.

This Post Has 2 Comments

  1. Hola , de nuevo con tus “enseñanzas apasionantes y practicas para un buen vivir cada instante , este quiero q sea mi propósito para el 2018.Gracias por insistir recordandolo.Me ha gustado mucho la expresión ” sentir bonito “y gracias de nuevo por estos regalos.Un beso grande .Manuela

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.