Menu
Img 1907

Lo que aprendo de ti

Querido Gabriel,

Desde que me di cuenta de que tenías miedo de venir a este mundo, mi mente comenzó a dar un giro radical. Mi empeño en el positivismo y en la alegría constante que necesito a mi alrededor, comenzaron a cuestionarse dentro de mi. Ser madre es un aprendizaje que comienza el día que das a luz y no termina nunca. La primera lección que he aprendido es la flexibilidad. La vida me ha ido poniendo delante muchas situaciones en las que debía ser flexible… y no lo debí conseguir del todo ya que llegaste a nuestro mundo como si de un terremoto se tratara. 

Gracias. Por enseñarme tantas cosas. Descubro facetas de mi personalidad que no conocía. Me llevas a extremos de amor que nunca pensé que existirían. Y consigues que llegue a límites insospechados que me hacen llorar desconsoladamente.  La maternidad es la experiencia más intensa que nunca viví. Mi salto en paracaídas se queda corto. Sin embargo, es lo más grande que he hecho en los días que hasta ahora llevo en este universo.

Gracias por romper mis expectativas para abrir, aún más, mi mente. Gracias por hacerme mejor persona y sacar tantas cosas lindas que aún andaba escondiendo en las cuevas más oscuras de mi corazón. Gracias por sacarme de mis entrañas tanto dolor que sigue persiguiéndome aunque lo oculte en cada sonrisa deshonesta. Gracias por venir a ser el maestro más completo que voy a tener en mi carrera de crecimiento personal.

Ahora más que nunca, tengo la certeza de que el tiempo es esférico y no lineal. Tú me lo demuestras. El tiempo se para con cada sonrisa que nos expresas y también con cada llanto. Has venido a recordarme lo importante que es expresar nuestras emociones para conseguir caminar en el sendero de la felicidad tan ansiada. Gracias porque se me había olvidado. Que debemos integrar en nuestro actitud ese popurrí de alegría y tristeza, sorpresa, enfado, miedo y asco.

Hoy más que nunca, me veo reflejada en ti y tú en mi. La ley del espejo hace de las suyas cada día. Cuanto me cuesta comprender a veces esas pataletas que te dan, hasta que me atrevo a observarme más sincera que nunca y saco a la luz tanto que hace décadas decidí guardar en lo más profundo y poner un buen candado. 

Gracias por elegirnos como padres. Es un honor. Dicen que los hijos eligen a sus padres. Así que ¡aquí estamos! Preparados, listos, ya, para dejarnos fluir juntos, compartir experiencias maravillosas y aceptar cada situación que está por llegar.

Gracias por hacerme más consciente de que el único modo de pasar por esta vida es permanecer en el presente. Que tú todavía no sabes lo que pasó ayer ni hace una hora porque se te ha olvidado. Gracias por hacerme no pensar en el futuro y disfrutar cada instante de las 24 horas del día. 

¿Y que más da no dormir? Si cada segundo que te miro, nunca volverá. Y bien sabemos tu y yo que echaremos de menos todos estos momentos mágicos de conexión infinita de amor. Porque el amor incondicional, lo estoy descubriendo ahora más que nunca. Llevo mucho tiempo trabajando mi desarrollo personal enfocada en ese “amarlo todo” pero ser madre te acerca inmensamente a dicha meta. Y nada me resulta más gratificante.

Y gracias a él. A mi compañero de vida que no duda jamás en compartir aventuras y locuras que hacen todo muy divertido. Gracias porque sin ese apoyo constante yo no estaría aquí escribiendo ahora. Por su enorme paciencia. Por endulzar mis lágrimas saladas. Por hacerme reír cuando ya no puedo más. Por convertirnos en familia con toda la ilusión del mundo. Por estar siempre a mi lado y no dejarme sola cuando tengo miedo a equivocarme. Por tratar, lo que yo llamo error, como tonterías sin importancia. Por cuidarte mejor que nadie… y enseñarte a descubrir tantas sorpresas. Por ese amor incondicional que jamás juzga sino comprende. Siempre. Hemos creado vida y eso hace que todo sea diferente. Distinto y maravilloso. Un modo de vida tan nuevo y tan emocionante. Porque hay elecciones en la vida que con el paso de los días son más certeras, de esas que te empujan a levantarte cuando te estás tambaleando. 

Hoy ya no soy la misma. Nadie es la misma persona cada día, ni cada hora ni cada minuto. No perdáis el tiempo. O todo lo contrario, tal vez deberíais perderlo para luego poder encontrarlo.

Gracias por leerme. Gracias por ser y por existir. Yo sin vosotros ni sería ni existiría.

This Post Has 9 Comments

  1. Te tenido tantos pelos de punta y lágrimas a flor de. Piel con este post, gracias Gabriel por sacar cada instante nuestra humanidad a relucir y recordarnos que nadie se ilumina imaginando figuras de luz en sino poniendo luz allá donde había desconocimiento. Gracias tesoro maravilloso por… Tanto, todo siemore
    Tan minúsculo y capaz de enseñarnos que más allá de donde creíamos estaba la clave de expresar la felicidad que somos y, cómo no, de ser vinculo y motivo de paz allá donde creímos fronteras. Te quiero carmen

  2. Gracias , gracias y mil gracias por poder leerte con la ilusión q suelo hacero cada vez q tu corazón junto con ” el lapiz ” te muestras tal cual eres y nos enseñas con esos sentimientos tan emocionantes a la vez q maturales a ser personas .Hoy ha sido MAGISTRAL te digo .Que vivas tu maternidad llena de tanto con un bebé tan pequeñito y q pueda enseñarte casi todo hasta el infinito , me emociona .¡ Que grande eres !! De nuevo gracias por existir y espresarte con toda tu alma y experiencia tan fuerte.Un beso

  3. Carmen!!! No sabía que ya eres mamá!!! Felicidades!!!
    Es el texto más emotivo que he leído de una madre a su hijo. Y mira que he leído mucho.
    O quizá sea el cariño que te tengo?
    El recuerdo de aquella chiquilla inquieta y feliz en el pasillo de un colegio?
    No lo sé; lo que si sé es que hay dichas inconmensurable y que sólo ciertos eventos en nuestras vidas nos permiten descubrirlos.
    He leído y bebido cada frase. Aquello de “la sonrisa deshonesta” me encantó.
    Pero también se mira la honestidad de tus palabras cuando mencionas tus sensaciones.
    Enhorabuena!!!
    Te dejo un gran abrazo!!!

  4. Jo! Amiga,

    Que facilidad tienes para la palabra y que valor a la hora de compartir.

    Solo quería animarte a seguir, os quiero mucho y esta ventana que abres se aprecia de verdad.

    Mucho amor familia!

    1. Lo acabo de leer! que bonitas palabras las tuyas y muchísimas gracias por valorar mi apertura de corazón 😉 te queremos mucho y queremos verte pronto. Mucha suerte allá donde vayas, abrazo enorme amigo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.