Menu
Sesiones de coaching

Me gustaría compartir con vosotros como me encuentro con el Coaching como por arte de magia y se convierte en mi filosofía de vida. Y es que el Coaching es un arte. Todo un proceso mágico de acompañamiento entre el coach y el coachee en el que no existen los juicios. Lo más importante desde mi visión, es que se abre un universo nuevo lleno de posibilidades en la que la responsabilidad personal y la conciencia de la persona que recibe las sesiones, comienza a jugar un papel protagonista en su vida. Y viene de lejos y tiene historia, mucha historia…Comienza con Sócrates y su “Arte de la Mayéutica”. Él confiaba en que cada uno de nosotros tiene y conoce la verdad, y que tan sólo necesita el diálogo, el debate y la motivación para alcanzarla. Esto tiene mucho que ver (o todo) con la razón por la que estoy en este mundo. Cuando decidí que quería saberlo todo y más sobre el mundo emocional, me formé de un modo totalmente vivencial con un máster en inteligencia emocional que me hizo comprender muchas cosas y cambiar mi punto de vista en muchos aspectos de la vida. Así a base de sembrar y sembrar, nació dentro de mí un fruto lleno de nuevos conocimientos y experiencias que me llevaron al siguiente paso: Convertirme en Coach. El Coaching es un maravilloso modo de sacar lo mejor de las personas. Dar luz a ese potencial que muchas veces no vemos porque tenemos bloqueos y obstáculos tanto internos como externos. Para introducirnos en un proceso de Coaching, es necesario que tengamos motivación para movernos hacia nuestros valores cambiando o mejorando alguna parte de nosotros que nos incomoda y que nos impide llegar a ser felices y a estar en paz y bienestar con nosotros mismos.