Menu
14167925 63a5 479d 93cd C65ae473facd

La capacidad de ser amado

“Hemos venido a amarlo todo”, leo mucho últimamente; en libros, artículos y demás textos que llegan como por arte de magia. Sin embargo, ya sabéis que las casualidades no existen. Todo es causal. Las señales aparecen cuando estamos preparados para abrir los ojos de una vez por todas.

Amarlo todo no significa conformarse, ni resignarse ni establecerte en el modo “si bwana” ¡No! amarlo todo es aceptar lo que venga para integrarlo en nuestro ser, en nuestra vida, en nuestro mundo. Si contamos con una creencia potenciadora como la de que nada ocurre de manera casual, es más sencillo de aplicar. Aceptación de todo lo que vaya sucediendo y observando muy detenidamente todo aquello que nos rodea. Y digo observar, como veis, nunca juzgar si lo que me pasa es bueno o malo, simplemente pasa y establecer juicios de valor sólo nos demuestra el nivel de ego en el que vibramos.

Y la observación más bien trata de auto-observación.  De salir por momentos de tu cuerpo y contemplar lo que acontece desde fuera. De mirar nuestras reacciones ante determinadas personas o situaciones, de permitirnos sentir las emociones que vengan en un momento determinado. Se trata de parar, parar y parar. STOP. ¿Qué está pasando? ¿Qué me dice de mi este acontecimiento? ¿Porqué me siento así? o mucho mejor: ¿Para qué me siento así?. Siempre hay un para qué. no me canso de insistir. Nadie te hace ni te dice nada a ti por ser tú. Eres tú quien va directo hacia esa oportunidad porque parece que algo debes aprender que todavía no has hecho. Y seguirás yendo cegado por tu inconsciente las veces que sean necesarias hasta que aprendas. La auto-observación requiere responsabilidad personal, mucha honestidad con uno mismo y consciencia. En resumen, mucha valentía. Asegúrate de trabajar mucho estos tres conceptos para poder evolucionar emocionalmente de una manera saludable.

Y ¿porqué me enrollo con esto si el título del post es “La capacidad de ser amado”?. Porque dejarte querer, dejarte amar por otras personas y por la vida tiene todo que ver con tu capacidad de amar. Tenemos dos manos para algo. Una para dar, otra para recibir. ¿Cuál utilizas más?. Las personas que se encierran dentro de su caparazón no son capaces de recibir amor verdadero porque tienen miedo a sufrir, a ser heridos, a revivir aventuras del pasado que dejaron una herida abierta. Aquellos que demuestran más dureza, sangre fría, resistencia y aparente fortaleza, tal vez necesiten más amor y cariño que nadie debido al miedo que les posee. No se han atrevido todavía a ofrecer su mano para recibir.

Si vives de manera inconsciente en la queja, en enfocarte en las cosas aparentemente “malas” que te ocurren, en la no aceptación, te posicionas siempre en la escasez mirando sólo aquello que te falta en lugar de valorar todo lo que tienes… Te invito a reaccionar. Pedir y exigir que la vida te debe algo, no funciona. Vivir en el sufrimiento constante significa vivir en el ego. Darte cuenta de esto, duele, y mucho. Pero este dolor es temporal y sano. No tiene nada que ver con el sufrimiento. Es como proponerte derribar un muro de hormigón infinito. Para acabar con él se necesita tiempo, sudor y lágrimas. Pero lo que hay al otro lado, vale todo la pena. Aquí es donde comienza la vida. Y no importa si tienes 20, 35 o 90 años. Nunca es tarde y siempre es el momento. Cada quien tiene su proceso y su momento. En ocasiones ocurre, y en otras, simplemente se termina la vida sin haber aprendido a amarlo todo…

Cuando sólo has estado utilizando la mano de dar, viene la sensación de agotamiento, de no poder más, de caminar con una pesa atada a un pie. Y un buen día descubres que todo vuelve, si tú así lo permites. He de decir que en la última temporada, he aprendido a abrir la mano de recibir y aumenté mi capacidad para ser amada. Es la mejor sensación, porque de repente te das cuenta que todo lo que has dado siempre, de manera incondicional y porque brotaba de mi corazón, regresa. Y sentir todo esto, es lo que de verdad me importa en la vida. Sentir y experimentar que las personas que te importan van de la mano contigo, acompañándote en el camino, resulta indescriptible. De repente, todo es fácil. Y nada cambió. Sencillamente cambiaste tú. Diste un vuelco en tu interior que hizo que el switch on de dejarte amar, se encendiera. Sin miedo. Aceptando a los nuevos que llegaron y agradeciendo a los que han decidido irse.

Seguiremos hablando de esto ya que lo considero un tema complejo de sintetizar pero por el momento os invito a cerrar los ojos, abrir los brazos y comenzar a recibir lo que sea necesario hasta que resurja vuestra capacidad de ser amado, la que estuvo ahí desde el día de nuestro nacimiento.

Gracias por leerme. Gracias por existir. Yo sin vosotros, ni estaría ni existiría.

This Post Has One Comment

  1. Mieles tpo. Sin leerte y q buenoq volviste ,cuánta verdad encierran tu s conocimientos de la vida y de los sentimientos a los q le tenemos desconfianza ,Prometo creerlos y practicarlos ya q en ti confío en tu sabiduría innata y reforzada de aprendizaje estudioso y experimental:Milgracias generosa ,Manuela

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.